sábado, 22 de septiembre de 2007

Historia antigua

Se sabe que Nicaragua estaba poblada hace al menos 10.000 años, que es la edad de unas huellas encontradas en una zona de Managua (Acahualinca). También se sabe que varios siglos antes de Cristo hubo migraciones de indígenas de México a la zona del Pacífico.

Fue Cristóbal Colón, en su segundo viaje, quien tomó por primera vez contacto con la costa del Caribe, aunque el primer explorador que recorrió el país fue Gil González de Avila. El cacique Nicarao se resistió a la colonización española. Francisco Hernández de Córdoba fundó en 1524 las ciudades coloniales de León y Granada.

Los españoles se sintieron atraídos por el oro con que fueron obsequiados inicialmente por los indígenas, pero este oro pronto se acabó. Las ciudades de León y Granada obtuvieron su riqueza de la agricultura y del comercio y pronto surgió una gran rivalidad entre ellas.

La zona del Caribe no fue nunca dominada por los españoles. Los ingleses mantuvieron relaciones comerciales con los indios Miskitos, que poblaban esa zona, y no fueron raras las expediciones violentas de dichos indios a las ciudades del interior. Como consecuencia de esta colonización inglesa, todavía una parte importante de la población del Caribe habla inglés e incluso llama "españoles" a los habitantes del resto de Nicaragua.

La independencia y el siglo XIX hasta la invasión filibustera

Tras la invasión napoleónica de España se desató por toda América una ola de independentismo. En el momento de la independencia, Nicaragua formó parte de las Provincias Unidas de Centroamérica y luego se emancipó totalmente en 1838.

Todo el siglo XIX en Nicaragua fue una sucesión de rivalidades y conflictos entre liberales y conservadores. Los liberales tenían su asiento en la culta ciudad de León (sede de la Universidad), mientras los conservadores hacían de Granada su feudo económico y comercial.

Para acabar de complicar las cosas, la posibilidad de construir un canal interoceánico abrió los apetitos de las potencias europeas. En 1848 los ingleses se apoderaron de la ciudad de San Juan del Norte, en la costa atlántica con el fin de controlar la salida al Caribe del río San Juan y ejercer un protectorado sobre la Costa de los Miskitos.